Niños de 1 a 3 años Lectura recomendada CUÁLES SON LAS DIFICULTADES MÁS COMUNES EN RELACIÓN CON LA ALIMENTACIÓNEl niño, pasado el primer año de vida y en cierto modo el segundo, comienza a entrar en contacto con la sociedad en diversos aspectos ...

 

Educación Preescolar, la revista - 5 new articles



CÓMO ALIMENTARNOS SEGÚN NUESTRA EDAD


Niños de 1 a 3 años

Lectura recomendada


CUÁLES SON LAS DIFICULTADES MÁS COMUNES EN RELACIÓN CON LA ALIMENTACIÓN

El niño, pasado el primer año de vida y en cierto modo el segundo, comienza a entrar en contacto con la sociedad en diversos aspectos y especialmente en el alimentario. En primer lugar, se producen influencias evidentes por parte de otros componentes de la familia, familias de amigos y sus propios amigos, que ofrecen alimentos al niño, en muchas ocasiones lejos de los patrones alimenticios recomendados, tales como dulces, helados y golosinas diversas, que pueden afectar significativamente al comportamiento alimentario. En segundo lugar, el comedor de la guardería constituye otro elemento incidente en la alimentación del niño, al constituir una parte importante de la dieta diaria que se repite cinco días a la semana, durante muchas semanas al año.
Muchas dificultades relacionadas con el consumo de alimentos provienen de unas inadecuadas costumbres adquiridas en los primeros meses de vida. Para los niños de estas edades, la familia es la principal influencia en el desarrollo de los hábitos alimentarios. Los padres y los hermanos de mayor edad son modelos importantes para los pequeños en su aprendizaje e imitación.
La atmósfera en torno al alimento y la hora de la comida también es un factor importante que contribuye a las actitudes hacia los alimentos y las comidas. Si el adulto tiene altas expectativas respecto al comportamiento del niño a la hora de comer, y lo amenaza con reprimendas, esto hará que el niño sienta temor a la hora de comer. Las discusiones y otras tensiones emocionales también ejercen un efecto negativo. Las comidas que se consumen con prisa, crean una atmósfera de agitación y refuerzan la tendencia a comer con demasiada rapidez. Un ambiente positivo implica dedicar tiempo suficiente a las comidas, tolerar derrames ocasionales y fomentar la conversación que incluye a todos los miembros de la familia, por pequeños que sean algunos de ellos.
Las necesidades energéticas de los niños pueden variar mucho y es aconsejable respetar, en la medida de lo posible, la sensación de saciedad o de hambre expresada por los propios niños. Es una equivocación querer estandarizar la alimentación en función de la edad, y obligar a todos los niños a tomar la misma cantidad y al mismo tiempo; e igualmente es un error frecuente intentar que los niños terminen los platos cuando se han servido raciones parecidas a las de los adultos. Una ración puede no ser suficiente para unos y en cambio ser excesiva para otros. Unos comen poco cada vez y tienen hambre cada dos horas; otros son capaces de deglutir cantidades mayores y esperar plácidamente hasta la siguiente toma.
Si se fuerza al niño a aceptar la ración y el ritmo que teóricamente le conviene, se crean conflictos inevitablemente.

INAPETENCIA HACIA LOS ALIMENTOS

La inapetencia infantil es uno de los motivos de mayor preocupación de padres y madres. En la mayoría de los casos no es sinónimo de enfermedad y la situación revierte fácilmente.
Aproximadamente el 10-25 % de los niños entre dos y cinco años son llevados a la consulta de pediatría con la queja de que el niño no come nada, y cuando lo hace lo es con desgana y protestas, y además parece que no crece lo suficiente.
Una historia clínica y dietética detallada y una exploración física completa permiten descartar enfermedades agudas o crónicas. En ese caso, la familia debe ser tranquilizada e informada respecto al normal crecimiento y desarrollo del niño a esta edad.
La mayor parte de los niños que rechazan comer tienen un apetito apropiado para su edad y su ritmo de crecimiento. A pesar de que la ingesta de alimentos varía de un día a otro y puede parecer que ellos no comen durante largos periodos de tiempo, su crecimiento y desarrollo es normal.
Muy frecuentemente, la razón por la cual los padres fuerzan a comer a sus hijos es porque ellos desconocen o no entienden la disminución fisiológica del apetito que se da después del primer año de edad. Durante estas edades, la mayor parte de los niños ganan entre 2-3 kilos por año. Este ritmo de crecimiento es solo el 20-30 % del que tienen durante su primer año de vida. Como consecuencia, a esta edad los niños tienen menores requerimientos nutritivos y menor apetito totalmente fisiológico.
Los niños están más interesados por el mundo que los rodea que por los alimentos. Forzándoles a comer un determinado alimento podemos conseguir que los rehuse todos, y puede quedar condicionado a rechazar la comida, ya que para él, el acto de comer se convierte en algo incómodo y poco placentero.
El rechazo a la alimentación también puede ser el resultado de una técnica de alimentación inapropiada: castigos, súplicas y sobornos.
Para los niños pequeños la familia es el modelo ideal para el desarrollo de las preferencias y de los hábitos alimentarios. Si un miembro de la familia rechaza comer un determinado alimento, el niño imita su comportamiento.
Es necesario diferenciar la inapetencia reciente de la habitual. La inapetencia reciente es la que aparece cuando el niño s ufre una enfermedad aguda, y lo más probable es que ésta desaparezca cuando resuelve la enfermedad. La inapetencia habitual es la que se prolonga en el tiempo y puede ser falsa o verdadera.
La falsa inapetencia, debemos sospecharla cuando el niño come muchas golosinas, toma zumos todo el día, toma abundante cantidad de leche, come a deshora, come dulces antes de las comidas y no acepta determinados alimentos, por ejemplo verduras. En cambio la verdadera inapetencia es aquella que frecuentemente se presenta en un niño con un peso por debajo del normal para su edad, sin energías o desganado. Esta situación, suele ser generalmente sinónimo de enfermedad, y el médico es el encargado de realizar el diagnóstico y comenzar el tratamiento lo antes posible para que el niño pueda reiniciar una alimentación adecuada y recuperar su peso.
Cómo manejar a un niño con “falsa inapetencia”:
• Controlar qué come a deshora: reducir el consumo de golosinas y controlar la ingesta de zumos o leche.
• Cumplir con las cuatro comidas principales diarias (desayuno, comida, cena y almuerzo o merienda)
• La atmósfera a la hora de comer así como el comportamiento de cada uno de los miembros de la familia en la mesa puede estimular al niño a imitarlos y de esta manera a comer de forma correcta. Se debe evitar compaginar la comida con otras actividades (TV, radio, juegos…)
• Permanecer en la mesa durante el tiempo que dure la comida.
• Comer el menú según el orden de su presentación.
• Tener en cuenta las preferencias del niño y cuidar la presentación de los platos. Un plato decorado con gusto, raciones individuales, platos sorpresa, explicar un cuento, excitan más el apetito que la monotonía de una comida que se repite cada semana.
• Probar con alimentos nuevos a pequeñas dosis, negociar una cantidad mínima, y aunque algunos sean rechazados, no ceder a los caprichos.
• Debido a su menor capacidad y a su apetito variable, responden mejor a porciones pequeñas de alimentos ofrecidas varias veces al día.
• Cuando el niño adopta una conducta inadecuada a la hora de comer, no se deberá manifestar con gritos, enfado o castigos. Se retira el plato una vez finalizado el tiempo acordado y se le presenta en la próxima comida. No tiene sentido "chantajear", "comprar" o "castigar" al niño para conseguir que coma. Los niños que comen menos en una comida lo suelen compensar comiendo más en la siguiente.
• Los niños pueden estar cansados o excitados como consecuencia de los juegos y por lo tanto no tener sensación de hambre ni deseos de comer.
Cuando la falta de apetito es consecuencia de una enfermedad, la inapetencia aparece de forma brusca y se relaciona con todo tipo de alimentos, no siendo un rechazo selectivo o concreto de un alimento determinado de la dieta.
En este caso, se pueden seguir las siguientes pautas dietéticas.
• Fraccionar las comidas en varias tomas de menor volumen.
• Ofrecer líquidos entre horas, no durante las principales comidas para no disminuir el apetito del niño.
• Enriquecer los platos para que estos sean más nutritivos: añadiendo leche en polvo al vaso de leche, quesitos o clara de huevo en el puré, galletas en el batido de frutas…
En la mayoría de los casos, el rechazo a alimentos concretos suele ser transitorio y con los años, los más pequeños vuelven a introducirlos en la dieta diaria.

NEGATIVISMO

El negativismo se define como el rechazo persistente de determinados alimentos o comidas. Suelen ser niños dominantes, consentidos, con sobreprotección y que pueden trasladar estas conductas a otros ámbitos de su vida social. La permisividad de la familia por diferentes motivos (diferencias de opinión entre los padres, prisas, presencia de visitas…) hace que el niño satisfaga siempre sus deseos.
Algunas pautas a seguir:
• Dar a probar variedad de alimentos y sabores de forma distendida, no con imposiciones fuertes.
• No perder los nervios, no gritar ni amenazar.
• Negociar la cantidad mínima de cada plato a comer y que el niño o niña se sirva. Favorece la autonomía, independencia y responsabilidad en su elección. Se le puede exigir que pruebe al menos una parte simbólica antes de negarse a comer, pero si el padre o la madre rechaza uno y otro plato, ¿cómo se puede exigir al niño que se lo coma todo?
• No sustituir un alimento rechazado por otro de mayor agrado. Este es el primer paso para el inicio del negativismo.
• Si rechaza el primer plato por el segundo, condicionar la toma del segundo a una mínima cantidad del primero.
• La comida no debe durar más de 30 minutos. Las comidas familiares que se eternizan son un verdadero suplicio para los pequeños. Si el niño come poco a poco, utilizar un plato que mantenga el alimento caliente. Al cabo de 10 minutos, si sigue igual, retirar el plato tal y como esté y reemplazarlo por el siguiente sin comentarios ni dramas. Pero si el niño exige comer 10 minutos después de la comida, no debe dársele nada hasta la merienda, sin enfadarse pero firmemente; no es ningún drama que el niño pase hambre 1 ó 2 horas. Es incluso deseable que sepa lo que es la sensación de hambre.
Si sus padres tienen suficiente constancia, el niño comprende muy pronto que debe comer a la hora de las comidas, y sólo a esa hora.
• No se deben emplear nunca los alimentos como premio o castigo, ya que esto puede conducir a conductas alimentarias negativas; caprichos, rechazo o aversión por ciertos alimentos.

COMPORTAMIENTO INADECUADO EN LA MESA

Existen unas normas relativas a los hábitos higiénicos y de comportamiento adecuado de aceptación general que se tratará de inculcar a los niños y niñas desde pequeños.
Higiene
Antes de manipular cualquier alimento el niño o niña ha de manifestar la necesidad de lavarse correctamente las manos. Lo mismo ocurre con la higiene bucal a tener en cuenta una vez finalizada cada comida.
Posturas
Enseñar al niño o niña a comer sentado y permanecer en la mesa hasta que finalice el acto de la comida. Mantener la espalda erguida y procurar que no extienda los codos para evitar que ocupe demasiado espacio y moleste a la persona que se sienta a su lado en la mesa, ya sea en casa o en el comedor de guardería.
Tiempo
Los niños y niñas muy pequeños carecen del sentido del tiempo y tienden a comer a cualquier hora, por lo que es preciso fijar unos horarios y tratar de respetarlos con el máximo rigor.
Uso de utensilios
Parte importante en el aprendizaje y desarrollo de habilidades como la autonomía, coordinación y control de movimientos es la utilización de los utensilios.
El niño de un año de edad usa principalmente los dedos para comer y puede requerir de ayuda al utilizar una taza. Hacia los dos años de edad, puede sostener la taza con una mano y también utilizar la cuchara, pero todavía prefiere en ocasiones utilizar las manos. Hacia los tres años ya se puede hacer general el uso de cuchara y tenedor. Sin embargo, habrá que ayudar en la utilización del cuchillo hasta los 6 ó 7 años, dependiendo de la habilidad del niño o niña y de la calidad del cuchillo.
Los tazones, los platos y las tazas deberán ser irrompibles y lo suficientemente sólidas para que no se vuelquen. En los niños muy pequeños, a menudo es mejor un tazón cóncavo que un plato plano, para facilitar la utilización de la cuchara. Las cucharas gruesas o de mango corto y los tenedores permiten una sujeción más fácil y descansada.
       
 

Conacyt deja a niños sin vuelos para Olimpiada de Matemáticas, y Del Toro anuncia que él los paga

La generosidad del cineasta mexicano Guillermo del Toro ha dado de qué hablar desde diciembre de 2017, cuando respondió a una usuaria de Twitter que buscaba apoyo para para pagar una intervención quirúrgica para su amiga; en abril de este año se pronunció también en apoyo de  médicos residentes de México que exigían el pago de sus becas atrasadas y este viernes anunció que pagará los boletos de 12 niños que competirán por México en la Olimpiada de Matemáticas, luego de que el Conacyt les diera fondos insuficientes para trasladarse y ninguna otra instancia gubernamental los apoyara.


Ciudad de México, 24 de mayo (SinEmbargo).– El laureado cineasta mexicano Guillermo Del Toro ofreció este viernes pagar los boletos de avión a Sudáfrica a 12 niños de primaria y secundaria que participarán en la Competencia Internacional de Matemáticas (IMC, por sus siglas en inglés) en Sudáfrica. El grupo realizaba una colecta a través de las redes sociales para poder cubrir los gastos pues, previamente, denunciaron que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) les retiró las becas que permitían participar en certámenes mundiales de esa especialidad, esto en el contexto de la política de austeridad impuesta por la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Del Toro, ganador en 2017 del premio Óscar al mejor director por la película La forma del agua, citó el tuit del equipo de la Olimpiada de Matemáticas de la Ciudad de México en el que compartieron un video donde invitaban a donar dinero para que adolescentes de secundaria  y niños de primaria, ya calificados, pudieran llegar a la competencia en Sudáfrica.

En su cuenta de Twitter, la Sociedad Matemática Mexicana respondió con entusiasmo al cineasta jalisciense: “Wow! Nomás deja que nos levantemos del desmayo”.
Previamente, dicha organización lanzó una colecta y aclaró que, aunque el Conacyt les entregó algunos recursos estos eran insuficientes, y no hubo otra instancia gubernamental que los apoyara.
Los organizadores de la Olimpiada de Matemáticas de la Ciudad de México ya habían expuesto su problemática. Desde el pasado 17 de mayo, en redes sociales se difundió el video de una mujer que confrontó al Presidente Andrés Manuel López Obrador para denunciar que el Conacyt había retirado las becas para ayudar a los niños en esta materia.
En esa ocasión denunciaron que el Conacyt no abçia otorgado recursos para que jóvenes estuvieran presentes en la Olimpiada Mexicana de Matemáticas.
“Con respecto a esta información [el video]: en efecto, la Olimpiada Mexicana de Matemáticas está a la espera de que la Conacyt otorge recursos para cubrir nuestros compromisos del segundo semestre de 2019, entre ellos la organización de la XXXIV Olimpiada Iberoamericana de Matemáticas en Guanajuato… y en efecto…”, expusieron en Twitter.

 

En la grabación se observa cómo la mujer, a quien medios identificaron como una maestra, cuestionó al Jefe del Ejecutivo federal sobre el retiro de las becas. “¿Por qué le quitó a nuestros niños el apoyo a la Olimpiada de Matemáticas del Conacyt? El Conacyt le quitó el apoyo a nuestros niños para poder salir fuera del país a representar a nuestro México”, mencionó.
“Usted le quitó el apoyo a nuestra niñez. Nos dejó sin los apoyos. Lo quitaron del Conacyt y ya no fuimos a la Olimpiada nacional”, continuó.
Por su parte, el Primer Mandatario aseguró que se trató de un error y se comprometió a revisar el caso. “Hay un error ahí. Pero lo voy a revisar. Pero no te preocupes, yo lo voy a investigar”, dijo.

       
 

 

¿MAMITIS? 5 SOLUCIONES

Para atenuar la "mamitis" es imprescindible potenciar la independencia del niño, la cual nace de la seguridad, que no se puede forzar, sino que se adquiere de forma gradual.



Para sentirse seguro, necesita amor, confort y comprensión continuamente. Para atenuar la "mamitis" puedes actuar así:

1. Paciencia y dulzura. Es importante que el niño no perciba ninguna expresión de rabia o de exasperación por tu parte, ya que esto provocaría el efecto contrario: todavía se sentiría más inseguro, lo que contribuiría a aumentar su dependencia.
2. Ofrécele ocasiones de independencia. Dale la ocasión de vivir pequeñas experiencias en primera persona, sin sentirse asfixiado o completamente dependiente para cualquier acción.
3. Despídete siempre de él. Cuando salgas o te alejes, háblale siempre afectuosamente y explícale cuándo volverás. Aunque no te entienda perfectamente, tu tono firme y tranquilo lo calmará.
4. Déjalo con alguien que conozca. La "mamitis" será más leve si le dejas con su papá, sus hermanos, los abuelos o un juguete al que ya haya tomado cariño. El ambiente también es importante: es mejor que se quede en casa (donde se siente seguro) que en un ambiente nuevo.
5. Aléjate gradualmente. Aumenta poco a poco los momentos de separación y su frecuencia. En poco tiempo se habituará a tus salidas y sabrá esperar tu regreso. Siguiendo estos consejos, el pequeño adquirirá cada vez más confianza en sí mismo, lo que le permitirá estar sin ti.
       
 

La India: se suicidaron 21 estudiantes tras reprobar un examen

 


Un informe del gobierno demostró "importantes fallas" en el sistema informático utilizado para calificar las pruebas

Entre las últimas víctimas se encuentra un joven que se arrojó a las vías del tren al conocer los resultados, y una estudiante que murió después de prenderse fuego.

La Junta de Educación Intermedia publicó los resultados el 18 de abril, e informó que entre febrero y marzo se presentaron a la prueba un millón de alumnos. Reprobaron 350.000.


La elevada cifra de estudiantes que no superaron el test despertó la inquietud de padres y miembros de la comunidad educativa, que exigieron que se revisaran de nuevo los exámenes.


Muchos de los jóvenes habían obtenido buenas calificaciones en pruebas anteriores, por lo que el primer ministro de Telangana, Kalvakuntla Chandrashekar Rao, ordenó una investigación. Esta reveló "graves fallas" en el nuevo sistema informático utilizado para calificar los tests, un programa a cargo de la empresa privada Globearena, según informa el diario británico Daily Mail.



El gobierno publicó el informe y pidió a los estudiantes que no se hicieran ningún daño. Aunque reveló que el porcentaje de alumnos afectados es pequeño, abrió la posibilidad a los jóvenes de realizar de nuevo el examen, sin ningún costo, si creen que el resultado que obtuvieron no fue justo.

"Fallar en un examen no significa fallar en la vida. La vida es preciosa. Incluso si uno falla en el examen, habrá muchas más oportunidades", dijo Chandrashekar Rao.

Cientos de padres tomaron en estos días las calles para protestar por lo ocurrido.

"El primer año, mi hijo tuvo excelentes calificaciones, pero ahora su nota es muy baja. No sé qué hacer. Le he asegurado que todo se solucionará pero, ¿y si él también se hace daño?, dijo un padre a la cadena News 18.


Los manifestantes exigieron al gobierno una indemnización de 2,5 millones de rupias (USD 35.800), según información de India Today. Más de 50.000 estudiantes, además, solicitaron una nueva corrección pese a haber aprobado, ya que no están contentos con su resultado.



La tragedia de estos 21 estudiantes esconde una problemática de fondo cada vez más preocupante: el número de suicidios en La India no deja de crecer, cada vez son menos los reportes oficiales sobre el tema y las cifras del Gobierno maquillan la dimensión real del fenómeno.

"Cuando estuve en India, de enero a junio de 2010, tuve problemas para leer todos los titulares de noticias, casi a diario, sobre estudiantes, agricultores y trabajadoras del hogar que se ahorcaban, saltaban ante trenes, bebían veneno o se inmolaban", explicó Daya Shandu, profesor de consejería psicológica en la Universidad de Louisville, EEUU, al sitio web Periodismo Humano.


En el caso de los estudiantes "la presión paterna para que destaquen en sus estudios académicos es un factor de suicidios, que se combina con el abuso de sustancias y problemas de relaciones familiares", dijo el experto.7



De acuerdo a un informe de la Organización Mundial de la Salud, la India tiene la tasa de suicidios más alta del mundo entre los jóvenes de 15 a 29 años. El Perfil de Salud Pública de 2018 indicó que el 33% de los más de 133.000 suicidios registrados en el país corresponden a personas de entre 30 y 45 años, una cifra que se agrava en el grupo de edad de 15 a 29.

Los datos de suicidio en las mujeres también superan a las que existen en cualquier otro país del planeta. Y es que 4 de cada 10 mujeres que deciden terminar con su vida en el mundo son de nacionalidad india, de acuerdo a una investigación de la revista científica The Lancet.


La tasa, que se establece en 15 de cada 100.000 mujeres, duplica el promedio global (7 por cada 100.000). "Los matrimonios precoces y de conveniencia, una maternidad joven, un estatuto social bajo y la violencia doméstica" serían las principales causas de esta problemática.

Foto: Info7

       
 
 
   
You Might Like