Esperanza Dlb Arrondonos comparte las efemérides de AbrilPowered by google

 

Educación Preescolar, la revista - 5 new articles



Efemérides de abril

Esperanza Dlb Arrondo
nos comparte las efemérides de Abril
Powered by google








       
 

 

Dimplomado

       
 

El mejor momento para quitar el pañal

Hasta cerca de los dos años, el niño no será capaz de controlar sus necesidades. Pero, a partir de entonces, ¿cuál es el mejor momento para quitar el pañal al niño? En este artículo, te lo explicamos.


Hasta casi los dos años de edad, el niño no tiene una percepción clara del estímulo.


 Y, si la vejiga está hinchada, se vacía sin dar tiempo al pequeño de tener la sensación de plenitud. Por este motivo, quitar el pañal e imponer la bacinica antes de esta edad no tiene sentido. Es necesario que el pequeño haya alcanzado una madurez fisiológica que le permita controlar los esfínteres, que son los músculos que están involucrados en el sistema de expulsión.


Si el niño tiene una buena habilidad manual, pronuncia bien un cierto número de palabras, sabe subir y bajar una escalera y se concentra en un juego durante mucho tiempo, significa que ha alcanzado una buena coordinación psicomotora, gracias a la maduración del sistema nervioso y que ya es el momento de plantearse quitarle el pañal.

Cómo empezar a quitar el pañal

- Unos 15 días antes de quitar el pañal al niño y proponerle la bacinica, es importante hacer que el niño sea consciente de sus funciones intestinales, subrayando el hecho con palabras cada vez que le cambias el pañal: "Juan, ya hiciste popó". "Mira cómo hacen popó papá y mamá". Estos comentarios regulares empezarán a atraer la atención del pequeño sobre lo que su cuerpo produce.

Hay que dejarle tiempo para tomar confianza con la bacinica y utilizarla, al principio, cuando le apetezca. Una vez haya jugado con ella, puedes explicarle para qué sirve.

Quítale el pañal gradualmente y déjalo solo con los calzoncitos, al principio solo durante un par de horas al día, señalando el hecho de que el pañal es incómodo y que limita su libertad de movimiento.

- Después de que se haya sentado en la bacinica, es importante que lo dejen tranquilo, sin mostrarse angustiados por el resultado. Deben esperar, como máximo, diez minutos. Si pasado este tiempo no se han producido reacciones, tienen que incorporar al niño sin obligarlo a permanecer sentado.

Una vez que el niño ha acabado, se le debe levantar inmediatamente la bacinica. Así aprenderá que se le ha puesto en la bacinica por un motivo preciso.

Al principio, deben elogiar al niño cada vez que haga pipí o popó: debe considerarlos como un regalo que ha hecho a los padres.

Las vacaciones, un buen momento para quitar el pañal

En general, las vacaciones de verano son el momento ideal para quitar el pañal al niño: los padres tienen más tiempo y se muestran más pacientes y tolerantes. Asimismo, el niño, libre de ropa, puede usar la bacinica más fácilmente.

Sin embargo, no siempre será posible programar quitar el pañal durante las vacaciones. No pasa nada. Lo más importante es la disponibilidad y la calma de los padres, que son fundamentales para que el niño dé este importante paso hacia la autonomía.
       
 

El decálogo para el autoestima del niño y la niña

Fomentar la autoestima del niño desde pequeño es fundamental para que crezca autónomo y seguro de sí mismo. Te damos diez consejos básicos para que tu hijo aprenda a quererse:

1. Alimentar expectativas adecuadas a la edad del niño.

2. Darle alguna pequeña responsabilidad, para hacerlo más autónomo y seguro de sí mismo (“¿Me ayudas a poner la mesa?”).

3. Dale la posibilidad de tomar decisiones dentro de un ámbito concreto (“los adultos decidimos cuándo se come y se cena; tú decides a qué vamos  a jugar”).

4. Utilizar a menudo refuerzos positivos (“¡Muy bien! Ya recogiste todos tus colores”).

5. No compararlo con otros niños.

6. Crear situaciones en las que el niño pueda salir airoso, en función de su capacidad.

7. No estigmatizar un comportamiento erróneo con frases como “siempre te portas así" o “tan maleducado como siempre”.

8. No elogiarlo sin un motivo real, sino destacar cuál de sus comportamientos mereció tu apreciación.

9. Animarlo siempre a volver a intentarlo cuando algo no le salga bien.

10. Corregir sus frases negativas (“No puedo hacerlo”) y sustituirlas por frases positivas (“Intentaré hacerlo mejor la próxima vez”).
       
 
 
   
You Might Like