Corrió hacia la cima... corrió... estaba cerca, sólo tenía que cruzarla... Un recuerdo, un recuerdo... Nuestro héroe se había despertado con el sol, pero a causa de un ruido lejano... un ruido que le traía recuerdos... o la sensación de que los ...

Click here to read this mailing online.

Your email updates, powered by FeedBlitz

 
Here is a sample subscription for you. Click here to start your FREE subscription


"El evangelio según Memento" - 5 new articles

  1. VIII - La Sirena de la Colina
  2. VII - Las intenciones al fin del viaje
  3. VI - El día nocturno
  4. V - La leyenda de Cybertártaro
  5. IV - Maldición imperfecta
  6. More Recent Articles

VIII - La Sirena de la Colina

Corrió hacia la cima... corrió... estaba cerca,
sólo tenía que cruzarla... Un recuerdo, un recuerdo...


Nuestro héroe se había despertado con el sol, pero a causa de un ruido lejano... un ruido que le traía recuerdos... o la sensación de que los había tenido...
Era un risa... una risa lejana que venía desde las colinas que surcaban el camino... De pronto una mujer apareció en su mente... un rostro... Sintió la risa cerca, muy cerca en su espalda y miró hacia atrás... nada... Ahora estaba entre los árboles, buscó desde abajo a la persona... Nada...
Sintió que la risa se alejaba y corrió en dirección de la cual creía que provenía esa voz angelical....
Corrió a través del camino, tropezó con las piedras pero continuaba corriendo... volvía a tropezar pero insistía en alcanzar a la voz... no se daba por vencido auqnue las piernas no le respondan...
Corrió por horas... no podía dejar que esa belleza se le escape... Se le había cecado la garganta pero continuaba con su persecución... Tosía, pero continuaba corriendo... Caía, tosía, falta de aire, corría, tosía, falta de aire, corría, tosía, falta de aire... Cayó...
Se dió por vencido... su cuerpo no le respondía ni a la más mínima señal del cerebro... lo ojos se le cerraron....

Obscuridad....

Abrío los ojos... otra vez la risa... con las pocas fuerzas que recuperó pudo mirar hacia la cima de una de las colinas... Sí... venía desde ahí... Miró alrededor cómo buscando algo... Era instinto, necesitaba agua... ni muy cerca ni muy lejos vío una pequeño charco... se arrastró hasta él... los dedos le dolía de tirar con fuerzas a su cuerpo...
La uñas pedían piedad y se desgarraban de a poco... Las piedras le respaban los codos y las rodillas.. no importaba, necesitaba llegar al agua... Un poco más... la última uña se arrancó entera pero no emitió ningún grito de dolor, no sentía ningún dolor... solo pensaba en el agua... un poco más... la última brazada y llegó...
Trató de no meter sus manos, ya que estaban rojas de sangre, para no romper lo cristalino del líquido... Acercó su cara y la besó dulcemente, con toda su pasión... y bebió, bebió, bebió... Al principió le dolío todo el cuerpo... cuando se empezó a hidratar pasó a ser placer... bebió, bebió, bebió y bebió hasta quedar totalmente dormido...
Otra vez lo despertó la risa... No sabía cuánto tiempo había dormido pero se dió cuenta de que habían sido muchos días por la pesadez de sus ojos...
No recordaba cómo había llegado hasta ahí, ni la razón de la sangre seca en sus manos.... prestó atención a la risa... Vió que venía desde la cima de una de las colinas... Una mujer.. una vago recuerdo, o creía que era eso...
Corrió hacia la cima... corrió... estaba cerca, sólo tenía que cruzarla... Un recuerdo, un recuerdo... no tengo ninguno, pero esa risa es una recuerdo... un recuerdo que lo torturaba y lo iba a intentar mantener en su mente... aunque sea una tortura, algo imposible... sería una tortura mantener esa risa en su cabeza, sobre todo por tener la senación de haberla teniado y ya no... corrió con más fuerzas... ya casi estaba en cima, uno metros más y llega...
Se paró en seco, algo lo aturdió y se dejó caer... a solo metros de cima... la risa era más fuerte... debió resistir ara no seguirla... aguantó con todas sus fuerzas.... Luego de unos minutos, la risa se desvaneció...
"Ya esta- pensó- casi cometo un error". En el trayecto la risa le trajo otro vago recuerdo, no sabía de cuándo... pero sabía que no debía ver al otro lado de la colina... sabía que intentaría mantener todo eso en su mente y colapsaría... al no poder recordar lo que quizá hubiera de ese lado se terminaría suicidando... ante la impotencia de poder retener algo bello o algo increíble... no sabía que había... pero su instinto le decía que no lo cruce.. y, estando sin memoria, era lo único de lo que se podía fiar... sólo su instinto... como un animal....
Descendió de la colina... y volvió al charco dónde había despertado... por primera vez advirtió que ya no tenía uñas... apretó los puños, las heridas se abrieron y sangraron... vió el rastro de sangre en el piso y dedujo que de allí había venido... tenía que volver a buscar sus pertenencias, si las tenía...
Antes de emprender su camino de retorno se volvió para mirar la cima de la colina, desde dónde sentía que lo observaban... vio un hombre pequeño cubierto con un trapo viejo, a forma de vestimenta.... lo saludó desde arriba... Nuestro mal héroe no contesto el saludo.... sabía que era el culpable de la risa y la de su locura por querer alcanzarla....
Volvió sobre sus pasos... caminó por horas, siguiendo los manchones de sangre que habían dejado sus rodillas... llegó hasta un árbol y vió la piel de uno de llos.. Dónde tenía escrito su verso... su diario de viaje... su ayuda-memoria para la tortura que estaba viviendo....

"Rayadura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar.Un ex dios me dio una repuesta, ¿Cierta o incierta?. Solo caminando hacia el mar la respuesta llegará, ese lugar del cual con solo escuchar su nombre me pongo a temblar, pero es lo unico que todo esto hace aguantar. Pequeño perseguidor, enemigo del sol, me comentó que una mujer me condenó. Atento! no es amigo, los objetivos se cruzan, defenderme deberé sino... con mi sangre pagaré. Un ser natural sin rostro habló con mi persona, la ayuda de su raza me ofeció. El escribió éstas palabras, le he dado el honor de tocar al 14º, el indestructible. Advertencia! Quizá el mar no sea bueno, lleva siglo matando al fuego. Su corta vida se debe a ello, él crece matando al fuego.
Sangre y sangre rueda por mis dedos... no te enamores de la risa si no sabes de quién proviene"

Solo eso escribió... corto pero suficientemente informaivo como para no cometer el mismo error dos veces... Curó sus heridas con trozos de su ropa.... Se acostó mirando al cielo... cerró los ojos pero no pudo evitar que se le escapara una lágrima... por primera vez suplicó que su maldición le haga efecto pronto... para olvidar esa risa... esa que le trajo un recuerdo desde su pasado... la que lo rescato del blanco mental...

    

VII - Las intenciones al fin del viaje

"Dame el honor de poder tocar con mis
llamas a la piel del 14º y de marcarlo..."

Nuestro héroe se encontraba de rodillas. Le dolían por el tiempo que llevaba en esa posición. Había tomado un pedazo de corteza de una planta que encontró al costado del camino y estaba intentando escribir con una piedra filosa.
Pidió perdón al noble árblo por herirlo de es amanera, pero debía entender que necesitaba de su piel para mantener su memoria. Pidió perdón a la tierra por sustraer uno de sus hijos, una piedra de su reino, pero la necesitaba para plasmar en la piel del árbol sus pensamiento.
Depués de un tiempo, bastante largo por cierto, de frotar logró inmortalizar lo que quería.
Había escrito: "Rayadura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar.Un ex dios me dio una repuesta, ¿Cierta o incierta?. Solo caminando hacia el mar la respuesta llegará, ese lugar del cual con solo escuchar su nombre me pongo a temblar, pero es lo unico que todo esto hace aguantar.Pequeño perseguidor, enemigo del sol, me comentó que una mujer me condenó. Atento! no es amigo, los objetivos se cruzan, defenderme deberé sino... con mi sangre pagaré."
Sabía que esas palabras que le daban vuelta en la cabeza no eran en vano, por eso decidió escribirlas, sabía que era importante mantenerlas en el tiempo ya que su frágil memoria se lo perimitía... eso creía... no sabía si el verso antes había sido más largo... Poco le importaba, si eso ocurrió ya no tenía solución.
Se levantó, miró hacia su detino y avanzó. Las colinas a su alrededor le hablaban, lo protegían de no saber más de lo que había frente de ellas. No podía saber más nada. Seguramente todo era hermoso y lo querría mantener en su memoria, algo imposible.
Sintió la tentación de correr hacia una de ellas, hacia la más alta, trepar y ver todo el paisaje, ver el mundo y pedir ayuda... pero sabía que no era posible, ¿Por qué pediría ayuda? Ni él sabía por qué. Solo tenía un verso plasmado en la piel de un árbol, algo que sería eterno, pero debía recordar el sentido.
Pasó el día y obscureció. Encendió una pequeña fogata y la alimento son ojas secas y maderas... Era curioso, no recordaba cómo hacer fuego pero el instinto lo llevaba a hacerlo... Vío cómo el cuerpo naranja se esparcía sobre la materia seca, vió como se la devoraba. Se quedó observando unos minutos. No puedo evitar compararlo con su naturaleza... comía y crecía. Cuando el alimento se acababa, dejaba de existir... todo era así: El fuego, los árboles, él, los animales... Las única diferencia era que el fuego no era un ser vivo... pero igual se alimentaba de las materia viviente...
"Hermosa criatura viviente, a pesar de parecer un ser muerto estás vivo, ¿Puedes hablar? ¿Puedes darme un repuesta a todo esto? ¿Puede decirme a dónde voy? ¿Puedes decirme cuál es el nombre del mar?"
Espero... nadie le contestó... se sintió decepcionado... Se levantó y le dió la espalda, mirando a la nada, hacia el horizonte obscuro...
"No te voy a decir el nombre, porque es mi enemigo y con solo nombrarlo tiemblo. Todos mis ancestros han muerto en su frío cuerpo. Tuvimos que aprender a nacer en cualquier lugar y vivir poco, mientras exista alimento, ya que él tambien se alimenta de nosotros y no dejaremos que crezca. Es nuestro deber no querer vivir mucho y, de ninguna manera, morir en sus manos sino crecerá. Toma mis palabras y recuérdalas, te ayudaré en lo que necesites, saber el nombre es solo el primer paso. El mar es tu enemigo y debes hacer lo posible por destruirlo. Muchos más detalles no puedo darte, heroico viajero, serás nuestra esperanza a partir de ahora. Dejaré el mensaje en la cenizas para que mis iguales se enteren y sean felices, aunque sea por un momento, por lo poco que dura nuestras cortas vidas...
Se que escribe en la piel de un árbol... Puedo verlo... Buena elección... Has elegido el 14º... quizá no lo has advertido, pero hay una secuencia de árboles alrededor del camino. Tu elegiste el 14º... Según las cenisas de mis ancestro es el más viejo, lo llaman el indestructible. Nunca fue alcanzado por nosotros, siempre nos fue imposible... No lo conocemos pero imaginamos que debe rebosar de sabiduría y, no es raro, que halla dejado que te lleves un trozo de su piel... él sabrá lo que escribes y aumentarás su saber...
Ahora, por favor, díctame lo que quieres escribir... dame el honor de poder tocar con mis llamas a la piel del 14º y de marcarlo... por favor, cédeme ese honor, mis cenizas darán testimonio de eso y te ayudaremos en tu causa..."
No sabía que hacer... ¿Debía confiar en un ser que no tenía rostro?... lo pensó... era algo natural.. no podía ser malo... le dictó:
"Un ser natural sin rostro habló con mi persona, la ayuda de su raza me ofeció. El escribió éstas palabras, le he dado el honor de tocar al 14º, el indestructible. Advertencia! Quizá el mar no sea bueno, lleva siglo matando al fuego. Su corta vida se debe a ello, él crece matando al fuego"
La fogata extendió una llama y escribió tan cual lo que le dictó nuestro héroe.
"Gracias valiente viajero. Ahora me extinguiré, ya no tengo alimento. Pero en mis cenizas testimonio dejaré de este encuentro. Salud y libertad! Seguramente nos veremos más adelante, valiente viajero! No me olvides!"
Y poco a poco se extinguió hasta dejar solo cenizas, nuestro héroe no se animó a ensuciar con sus manos el mensaje que dejo este extraño ser.
Ya nada lo sorprendía... Leyó su piel de árbol

"Rayadura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar.Un ex dios me dio una repuesta, ¿Cierta o incierta?. Solo caminando hacia el mar la respuesta llegará, ese lugar del cual con solo escuchar su nombre me pongo a temblar, pero es lo unico que todo esto hace aguantar.Pequeño perseguidor, enemigo del sol, me comentó que una mujer me condenó. Atento! no es amigo, los objetivos se cruzan, defenderme deberé sino... con mi sangre pagaré. Un ser natural sin rostro habló con mi persona, la ayuda de su raza me ofeció. El escribió éstas palabras, le he dado el honor de tocar al 14º, el indestructible. Advertencia! Quizá el mar no sea bueno, lleva siglo matando al fuego. Su corta vida se debe a ello, él crece matando al fuego"

Se sintió satisfecho, era todo lo que necesitaba recordar... Se recostó en el suelo, miro al cielo y cerró los ojos... contento y aliviado de no tener que repetir una y otra vez el verso para burlar la maldición... para aprovecharse de la falla... se relajó y se dejó llevar por el sueño...
    

VI - El día nocturno

"Estás a 30 soles de distancia de tu objetivo...
mucho tiempo para mí... suficiente para
poder pensar como destruirte y salvarme..."

El escenario lo remitía a la psicodelia... césped verde, un cielo cruzado por franjas de colores que se movían al compás de una melodía... esa melodía inaudible, ya que estamos acostumbrados a escucharla desde que nacimos.. esa melodía que provoca la traslación y rotación de los astros, planetas y satelites....
Caminó por el cesped azul... no era verde, eso le llamó la atención... se arrodilló ante un brote que sobresalía del resto... lo tomó entre sus manos y lo cortó... se lo llevó a la boca y masticó... la sensación fue de calor... un calor que se esparcía y a medida que pasaban los minutos empezaba a quemar... quemaba... su lengua, que fue la primera en sentir el gusto, ya estaba en llamas....
se llevó las manos a la garganta.... solo aire... el fuego no era una sensación... era real... solo tocó huesos de su cuello, la prolongación de la columna vertebral... miró a su pecho que estaba en llamas, pequeñas llamas, pero quemaban como un incendio... lo consumía de a poco... hasta que solo quedaron huesos... pero estaba consciente.... podia ver, respirar y hablar... mejor dicho gritar... no se podía mover.... tirado de espaldas mirando al cielo con sus colores que cambiaban al ritmo de la melodía.. sólo el movimiento de sus ojos le recordaba que tenía (tuvo) un cuerpo.... era preferible estar muerto... cerró los ojos e intentó respirar hondo para, así, largar su último aliento... los pulmones (invisible por lo visto) se llenaron... y un calor sofocante comenzó a recorrerle el cuerpo de nuevo.... todo se obscureció...

Abrió lo ojos... ya era de día...
"Un mal sueño" - pensó - "otro más en este onírico mar"... se levantó, sacudió sus ropas y se preparó para continuar su viaje hacia el mar...
Miró el paisaje... colinas verdes que parecían infinitas, lo más cercano a una alfombra, ya que no había una planta, ni una rama marchita que interrumpiera la perfección de la sensación de suavidad de esa vista... un cielo celeste... de esos celestes post-tormenta que dejan disfrutar la alegría de las lluvias... las lluvias de octubre...
En una colina, la más extensa, pero, a su vez la más baja de todas pudo ver un manto negro que se acercaba y se cerraba sobre él... miró hacia el cielo... no había nubes...¿Algo sobrenatural? Imposible saberlo.. solo atinó a correr.. a volver sobre sus pasos a toda velocidad... aunque el manto de oscuridad se acercaba cada vez más rápido..
Cayó de rodillas... el manto de oscuridad lo tapó... unos segundos y ya nada se veía.. solamente oscuridad y una sensación de escalofrío que le recorría la columna y subía hasta su cerebro que le decía que algo andaba mal...
Levantó la vista e intentó mirar a su alrededor... oscuridad, solo tinieblas.. de pronto cuando giró su cabeza hacia la derecha ( o eso creyó) y vió que se encendió una fogata.... una pequeña fogata... se acercó a ese pequeño foco de luz que de a poco fue quebrando la sobra de su rostro...
Atizando el fuego había una figura extraña... una pequeña persona cubierta con un trapo largo y viejo... levantó la vista y con un movimiento de brazo invitó a nuestro mal héroe a sentarse junto al fuego para compartir su calor...
Pasaron unos minutos y nuestro mal héroe preguntó:
- "¿Quién es usted?"

El pequeño hombre lo miró fijo y rió...
- "¿Quién soy yo? Nadie mejor que tú lo sabe... No soy un ser corpóreo... Solo necesito aparecer... y sabes bien cuanto hace que estoy aquí... Sabes que busco... yo no soy el pordiosero de tu interior ni tu alter ego... soy algo más elevado... Como el astro rey vigila nuestro movimiento yo estoy destinado a vigilar los tuyos en este largo recorrido... Quizá no lo recuerdes, pero la mujer que te condenó me envió a que vigile tus pasos... y que cuando este en el camino correcto te desvíe...
No quiero decir que nunca llegarás a destino, pero haré todo lo que los dioses ordenen para evitarlo... Ambos estamos tras el mismo objetivo.. tu buscas tu salvación de esta condena.. yo busco la mía, pero ambos caminos se cruzan... Tu salvación será mi perdición y tu perdición sera mi salvación...
A veces es así, estás a treinta soles de distancia de tu objetivo... mucho tiempo para mí... pero suficiente para poder pensar como destruirte y salvarme...
Ahora no gastaré ningun plan, podría hacerlo y saldría airoso, podría destrozarte aquí mismo... pero me gusta ser más delicado... me gusta esmerarme en mis trabajos... sobre todo si de él depende mi salvación..
Mi tiempo en este plano se agota... cuando la luz del astro rey, mi eterno enemigo, vuelva desapareceré con una ventisca... como el polvo sobre un piso de una casa con añares de cerradura...
Ya se acerca.. mi tiempo se agota... espero que la próxima vez que no veamos, al menos tengas tu guardia en alto.. si no será muy fácil la victoria y eso me dejará sabor a nada...
Hasta pronto, querido enemigo"

El sol volvió... nuestro héroe miró al cielo y vió la causa.. solo un eclipse... breve en tiempo terrenale. pero para su mente, aun perpleja por la aparición de este personaje, fueron años...
No pudo emitir ninguna palabra....
Aunque de algo sirvió la aparición de este pequeño ser... que parecía inofensivo pero, según lo que expresó, era letal... le hubiera gustado preguntarle quién era esa mujer que lo condenó, la misma que lo condenó a él (según lo que dijo)... al menos para saber cómo había legado hasta ahí...
De pronto el corazón le dió un vuelco.. recordó su condena, su horrible condena... en un rato se olvidaría de todo esto.... entonces agregó una estrofa a su canción:

"Ralladura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar. Un ex dios me dio una repuesta, ¿Cierta o incierta?. Solo caminando hacia el mar la respuesta llegará, ese lugar del cual con solo escuchar su nombre me pongo a temblar, pero es lo único que todo esto hace aguantar.
Pequeño perseguidor, enemigo del sol, me comentó que una mujer me condenó. Atento! no es amigo, los objetivos se cruzan, defenderme deberé sino... con mi sangre pagaré."
Justo a tiempo... nuestro héroe se vió mirando a la nada y repitiendo su canción... sabía que algo importante había sucedido... pero no recordaba con detalle... si al menos se hubiera apiadado de él y lo hubiera condenado a olvidar todo, todo.. no que le quedara esa sensación de saber que lo había sabido...

Miro al cielo... repitió todo el verso de corrido... estaba bien, tal como lo había hecho... al menos eso creía... la fisura seguía ahí.. eso lo ayudaba... cargó su mochila y miro al horizonte, desde donde provenía la voz.... era ahí adonde tenía que llegar...
Miro una flor, miro adelante y dió el primer paso.

    

V - La leyenda de Cybertártaro

"Ralladura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar". Hacía horas que venía cantando esa canción... nunca supo por cuánto tiempo estuvo entonando ese tema... pero siguió...
Escuchó un murmullo... un nombre... lo dejó pasar... no tenía animos para escuchar a nada que no sea su interior... estaba mudo.. nada le decía...
De pronto levantó la vista... pensó en el nombre que hacía momentos había escuchado... ya sabía de donde venía.. desde el mar.... em un instante se unió todo: la canción, el nombre, el mar...
Buscó en su mente... buscó el nombre... se sumergió en su cabeza.... arribó aún más desolado... solo restos e hironía de mala audición... Pisó las primeras tablas con el orgullo, como el primer gallo que ve el sol...
¡Queridos Amigos! Nuestro héroe estaba encantado por la luciérnagas del amor y llego a un puerto lleno de farolas... Asimismo los focos iluminaban las delicias de la devastación... El cíclope había puesto su dedo en la jungla y solo eso alcanzó para dejar encantados a los portuarios...
La historia es milenaria... Este cíclope pensó que tenía todo en sus manos... pero cometió un error... se acercaron otros pares que necesitaban de su sangre... todos fueron muertos.. solo uno quedó... a el que eligió para que sea su compañero...
Le prestó su ojo... ¡Que terrible error! Este nuevo mandamás los deslumbró a todos.. hasta a su hacedor... todos quedaron a sus pies... La admiración pasó a ser estupidización... Los sumisos creyeron alimentarse de su nuevo amo y dejaron para mañana todas sus tareas... todas.. comer, amar, defecar... hasta sus vicios quedaron de lado...
Poco queda por contar.. todos murieron de hambre... también el nuevo mandamás dejo de vivir, ya no se podía alimentar de las facultades de sus súbditos... cuando el último cayó, cerró su ojo y asi.. pacientemente y en soledad esperó la muerte... así quedó dormido apoyado en la torre de la verborragia sorda.
Volviendo a nuestro héroe...
recorrió las calles.. todas cubiertas de esqueletos encorvados... pero todos conservaban sus ojos... si.. sus ojos.. abiertos.. asombrados.. el resto de la carne no existía... solo los ojos... al fin de la calle.. apoyado sobre un edificio estaba el esqueleto de quién fue el Dios de estas tierras... un cíclope... también conservaba su ojo y en la mano, el ojo de su maestro.... el esqueleto de quien llegara primero a este puerto estaba tirado y olvidado... con el cuenco del ojo vacío....
Nuestro héroe llegó hasta sus pies... se arrodilló y entonó su canto... pensaba que el esqueleto le daría una respuesta.. lo vió pestañar... y se alegró... se retiró sin dar las espaldas... haciendo reverencias...
Abrió los ojos... ya estaba otra vez en el mundo real... lo había conseguido... ya tenía la respuesta... todo coincidía.. el nombre, la canción, el mar... intentó buscarle una lógica... algo que le confirme que estaba acertado... no pudo... había dudas y certezas en el resultado que le dió el cíclope... Los resultados eran claros... acertados o desacertados... todos conducían al mar...
Pensó... tomó su bolso... miró hacia el mar y comprendió que la única respuesta era llegar hasta él... cara a cara... y preguntar qué necesitaba... solo ahí... cuando se encontrara con su reflejo en el agua, cuando enfrentara cara a cara a los aposentos de Poseidón sabría lo que necesitaba y que hacía en su camino...
Supo que la canción que entonaba era por algo... algo que necesitaba recordar y por eso la había escrito así... agregó un párrafo...
"Ralladura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar.
Un ex dios me dio una repuesta, ¿Cierta o incierta?. Solo caminando hacia el mar la respuesta llegará, ese lugar del cual con solo escuchar su nombre me pongo a temblar, pero es lo unico que todo esto hace aguantar."
    

IV - Maldición imperfecta

La fisura del sistema


Levantó la vista.... intentó divisar a sus pequeños mensajeros... ya se habían amigado con los vientos...
- "Espero que lleguen a buen puerto y consigan lo que les encomendé", pensó para sus adentros.
Trataba de no olvidarse... sabía que se iba a olvidar, pero no sabría por qué lo sabía... Se repitió: "Rayadura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar".
Lo repitió alrededor de una centena de veces...
Los recuerdos se fueron... pero el canto le quedó presente...
Lo invadió de nuevo esa sensación de no saber dónde estaba... ni cuánto hacía que estaba, ni si estaba avanzando o no...
Pero el canto estaba presente... no sabía para qué era, ni porqué estaba saliendo de su boca... pero lo importante es que estaba presente....
La maldición era incompleta.. podía borrar todo.. pero lo que creyeron que iba a ser un agravante.. eso de saber que lo había sabido fue un buén hueco.. una puerta trasera a su memoria... y con algo mecánico pudo trasponerla, aunque solo precariamnete... pero algo es algo... y ese algo era su canción...
Siguió su camino.. no sabía hacia dónde... pero avanzó por el sendero azul... y repitió durante días su canción... semanas.. meses... o quizá fueron solo minutos.. no lo sabía... su mente era frágil... lo unico que tenía presente era su canción: "Ralladura de la madre tierra viaja hacia el mar, enviados por el viento del cuál se han de amigar, llegarán, recolectarán y me traerán lo fresco para mi memoria que no puede recordar"
    

More Recent Articles


You Might Like

Click here to safely unsubscribe from "El evangelio según Memento."
Click here to view mailing archives, here to change your preferences, or here to subscribePrivacy