La redacción de El Librepensador http://www.ellibrepensador.com , ha encontrado interesantes los temas abordados en este sitio, y ha extendido la invitación a convertirme en uno de sus articulistas. Mi agradecimiento al departemento de redacción del ...

Click here to read this mailing online.

Your email updates, powered by FeedBlitz

 
Here is a sample subscription for you. Click here to start your FREE subscription


"Reflexiones" - 5 new articles

  1. Reconocimiento y difusión.
  2. De lo multitudinario a lo personal (re edition)
  3. Cuando Dios esta dormido (re edition)
  4. Metas, sueños u objetivos
  5. "Demasiado sucio para Dios"
  6. More Recent Articles

Reconocimiento y difusión.





La redacción de El Librepensador http://www.ellibrepensador.com , ha encontrado interesantes los temas abordados en este sitio, y ha extendido la invitación a convertirme en uno de sus articulistas.

 
Mi agradecimiento al departemento de redacción del periódico por esta grata invitación y difusión, dado que se trata de un diario online con ISSN, y articulistas reconocidos a nivel mundial.


Fabio Miguel Pereyra
     

De lo multitudinario a lo personal (re edition)


Las años siguen su curso, todo cambian mas rápido de lo que esperamos, la tecnología avanza y ciertos conceptos de los tiempos modernos nos obligan a adecuarnos a nuevas estructuras.

Pertenecemos a un mundo que crece a niveles poblacionales, esto sucede casi sin que lo podamos percibir, en algunos países orientales hasta es necesario ganar terreno a los recursos fluviales, todo para encontrar lugar físico, necesario para el desarrollo de las personas, y así encontrar lugar para albergar a las masas.

Por mi actividad laboral, estoy relacionado con una corporación, antes he estado relacionada con otra, y lo que veo en común entre estas, es que debido a la necesidad de manejar grandes volúmenes de información, todo esta codificado, aún las mismas personas.

Un ejemplo claro, es que en dichas corporaciones, la mayoría de las veces, somos identificados con un código o ID.
Algunos de estos ejemplos podrían ser: para los sectores de recursos humanos tengo asociado un número de legajo, para el de ingreso a la red informática usuarios codificados y claves de accesos, para el de telecomunicaciones un código de salida para poder realizar llamadas locales o internaciones, estos son solo algunos de los ejemplos, podría así describir muchos otros.

La operatoria me obliga, que para cada una de las actividades que necesito realizar como individuo, sea necesario tener un número o código asociado.

Por otro lado, pero en el mismo sentido, es muy común que para el manejo poblacional desde las áreas gubernamentales, también sea necesaria esta operatoria.
Las estadísticas reflejan nuestra realidad personal en tan solo números. Por ejemplo, aquí en la Argentina, y estimo que en otros países será muy parecido, si lamentablemte alguien tuviera una pérdida de su poder adquisitivo a niveles mínimos, seguramente ayudará a contribuir en el crecimiento de estadísticas, que reflejan el índice de pobreza de la nación, o que si fuera que es empleado o desempleado, ayudará al fortalecimiento de los índices de las tasas de ocupación laboral.

¿Que quiero graficar con todo esto?, te preguntaras.

Noto que por una necesidad organizacional del ser humano, en muchas oportunidades y para el manejo de las masas, es necesario reducir nuestra individualidad a números, perdiendo así nuestro nivel personal, reduciéndonos tan solo a numerología.

Es que para este tipo de tarea se hace imposible personalizar, creando la necesidad de limitarnos a ser números, seguramente tiene que ver con una limitación natural del ser humano.

En contra posición con esto, quiero traer a nuestra memoria lo que sucedió cuando Jesús se involucro con las multitudes.

La historia narra que un día, Jesús estaba en medio de una multitud, mucha gente lo seguía y se amontonaba alrededor de El. Entre esa multitud estaba una mujer que desde hacia doce años tenía una enfermedad que le hacía perder mucha sangre. Había gastado todo lo que tenía en médicos, pero ninguno había podido sanarla. Ella se acercó a Jesús por detrás, tocó su manto y enseguida quedó sana.





Entonces Jesús preguntó a la gente:

“¿Quién me tocó?”

Pedro le dijo:
“Maestro, ¿no ves que todos se amontonan a tu alrededor y te empujan?”

Pero Jesús volvió a decirles:
“Estoy seguro de que alguien me ha tocado, pues sentí que poder salió de mi”

Cuando la mujer vio que ya no podía esconderse, se arrodilló delante de Jesús. Luego, frente a todos, contó por qué toco el manto de Jesús y cómo de inmediato había quedado sana.

Jesús entonces le dijo a la mujer:
“Hija, fuiste sanada porque confiaste en mí. Puedes irte en paz.”


Opuestamente al inicio de esta reflexión, vemos como en medio de la multitud, Jesús pudo personalizar y ver individualmente a esta mujer enferma, aún en medio de la muchedumbre.
Ella no fue un número más para El, que solo pase a sumar la estadística de sus seguidores, El pudo ver la necesidad personal, aún en medio de las masas.

Cuando todos lo estaban empujando y apretando, El pudo distinguir que alguien en particular lo había tocado.

Desde el punto de vista lógico lo que Jesús pregunto suena algo “tonto” o en el mejor de los casos sin sentido, ¿Cómo se le ocurre preguntar quien me ha tocado con semejante nivel de amontonamiento humano? Pero El insistió, y volvió a preguntar: “¿Quién me ha tocado?”

Será que Jesús pudo ver lo que otros no podían ver, la fe de esta mujer depositada en El, y no solamente pudo ver, sino también sentir, ya que poder salió de El.

No conozco tu actual situación, tampoco las vivencias que hoy estas atravesando, pero me atrevo a decir con total convicción que este es un tiempo de oportunidad. Tiempo en el cual Jesús puede y quiere verte en medio de la multitud, porque esta deseando tu sanidad en lo que respecta a todas las áreas de tu vida.

Quizás te sientas identificado con esta mujer, por haber gastado todo lo que tenías, en la búsqueda por diferentes lugares, pero aún así no poder encontrar solución a tu carencia.

No creo que el manto haya tenido ningún poder mágico, fue tan solo la fe depositada en el tiempo, y en la persona correcta.

Este es tu tiempo oportuno de acercarte con fe, para hallar la respuesta a las carencias que te oprimen. Sucede que a veces la simplicidad de relacionarse con un Dios de amor sea tan accesible que dudemos que lo único que necesitamos para el encuentro sea fe, pero es el único requisito, ya que sin ella es imposible agradar a Dios.

Escribo por necesidad personal, para poder extender lo que creo es el mensaje que da vida, un mensaje que Jesús pidió que extendiéramos por todo el mundo, para que hoy puedas encontrar el oportuno socorro que necesitas.

Todavía estas a tiempo de tomar la decisión más importante que te puedas imaginar, una decisión simple, pero con repercusiones que exceden lo terrenal, conocer de manera personal a Jesús.

Un Jesús que te esta buscando en medio de la multitud.



Autor: Fabio Miguel Pereyra
http://reflexionesbreves.blogspot.com/


Bases del autor: Lucas 8:43
     

Cuando Dios esta dormido (re edition)

Quien de nosotros no ha pasado en ciertos momentos alguna situación compleja, conflictos personales, familiares, laborales, enfermedades, perdidas u otros.
¿Quien no se ha preguntado alguna vez como resolver o encontrar solución a diversas problemáticas que nos toca enfrentar?
Vivimos en un mundo donde la injusticia, el fraude, la maldad y muchos otros males son la moneda corriente, moneda que vemos reflejada en nuestro día a día, en medios de comunicación, en nuestros barrios, escuelas, hogares, etc.

¿Quien sabe?, cual será la situación que hoy nos perturba el sueño, que nos quita la tranquilidad, y no permite que podamos disfrutar de ese sentimiento tantas veces anhelado, pero escasamente obtenido: Paz.

La pregunta que muchas veces queda sin respuesta, por no entender como resolver, y porque nos toca afrontar a nosotros estas situaciones, surge casi instintivamente:¿Dónde esta Dios?Si el existiera yo no debería estar viviendo esta u otra situación,¿Porque a mi?
Sería muy hipócrita de nuestra parte, el no reconocer que quizás en algún momento de nuestra vida nos hemos replanteado esta incógnita.

Esta pregunta sin respuesta, en muchas oportunidades deriva en una crisis de fe, que no respeta formación cultural, tradición, ni buenas enseñanzas, y mucho menos cuando los problemas nos atan una soga en nuestro cuello.
Creo que mas allá de cualquier cultura religiosa, judíos, cristianos, musulmanes, y hasta agnósticos, todos en algún momento nos la hemos hecho, simplemente porque es una pregunta que tiene una lógica muy fundamentada.¿Donde esta Dios?
Por momentos pareciera que no existe, o que su agenda esta tan complicada como para poder atender cada una de nuestras necesidades.
A propósito, quisiera confrontar estos lógicos pensamientos con un pasaje de la Biblia donde narra lo que vivieron Jesús y sus amigos en un atardecer.Jesús les dijo a sus amigos:
“Vamos al otro lado del lago”, entonces se fueron a navegar juntos. De repente se desató una gran tormenta, con un viento tan fuerte que las olas caían sobre la pequeña embarcación, de manera tal que se llenaba de agua.
Pero Jesús se había dormido en la parte de atrás de la barca.
Al ver esta sutiación límite, los amigos de Jesús comenzaron a desesperarse, y más aún al ver que El dormía, apoyado sobre una almohada, muy cómodamente.
Entonces lo despertaron y le dijeron:“¡Maestro! ¿NO TE IMPORTA QUE NOS ESTEMOS HUNDIENDO?
Jesús se levantó y dio una orden al viento, y dijo al mar:“¡Calla! ¡Enmudece!”El viento se calmó, y todo se quedó completamente tranquilo.
Después dijo a sus discípulos:“¿Por qué tienen tanto miedo?, ¿todavía no tienen confianza en mi?”Pero ellos estaban llenos de miedo, y se preguntaban unos a otros:¿Quién será éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?

Personalmente creo que Dios, en más de una oportunidad no forma parte de los asuntos donde no lo involucran, El siempre esta, pero a veces pareciera que duerme, en medio de la tormenta más grande que estemos pasando espera muy caballerosamente que nos levantemos y le digamos:
¿No te importa que nos estamos hundiendo?Mi sencilla opinión es, que Dios nunca maneja el barco de tu vida, al menos que voluntariamente le entregues el timón.
El quiere hacerse grande en tu vida y darle la orden a las tormentas que se levantan en contra tuyo para que se calmen y desaparezcan.

Seré redundante en mis expresiones. Esto no transita por el camino de la religión, ni por el de las fórmulas mágicas capaces de solucionar todo, sino por establecer una relación personal con un Dios real, capaz de involucrarse en tu vida como no tienes idea alguna.
Este es tiempo para volverse en contra de toda lógica que te quiera hundir, y tiempo también de confiar en alguien que está dispuesto a calmar tu tempestad, para darte salvación y paz interior.¡Este es tu tiempo, esta es tu hora!Quisiera finalizar esta reflexión, con una expresión de deseo, y esta es que muy pronto puedas cambiar la pregunta del comienzo por esta última:

¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?



Autor:Fabio Miguel Pereyra
http://reflexionesbreves.blogspot.com/
     

Metas, sueños u objetivos

Nada de lo que hacemos en nuestras vidas obedece solo a la casualidad, ninguna de nuestras acciones o planes corresponde al azar, digo que el impulso que nos motiva para alcanzar ciertos objetivos en nuestra vida, tiene un propulsor claro y definido.

Me quiero referir a los proyectos o planes personales, desde los más sanos a los que no lo son tanto, esas metas que nos hemos determinado y que trabajamos duramente para alcanzar, es que de alguna u otra manera el ser humano sin sueños y motivaciones no puede desarrollarse sanamente, la ausencia de sueños o proyectos quizás sea el síntoma de que algo no esta funcionando bien.

Algunos trabajan duramente, impulsados por buenos deseos de superación personal en la vida, buscando una estabilidad económica, personal o familiar, quizás el alcanzar metas puntuales en este aspecto, hace que cada mañana el objetivo sea levantarse e invertir muchas horas de trabajo y sacrificio.

Otros se abocan a una carrera universitaria, enfocando la totalidad de su tiempo en alcanzar un titulo que los distinga del resto, y preparándolos de la mejor manera para luchar por nuevos desafíos a los que la vida nos va encaminando.

Quizás otros grupo no tengan este tipo de motivaciones ligadas al campo de lo intelectual, sino que solo trabajen para poder hacer como dice un viejo y conocido refrán “vivir la buena vida”, digo que invierten horas en sus trabajos y vidas solo para poder llegar al fin de semana y tener la suficiente independencia económica que les permita participar de actividades que les resultan placenteras.

Están también los que movidos por el área de los sentimientos, proyectan y planean sus vidas en virtud de encontrar un par que los contenga y en definitiva los ame.
Y de esta manera podría enumerar muchos otros tipos de situaciones.

Lejos estoy de emitir un juicio sobre cada uno de estos ejemplos u otros, ya que en la mayoría de los casos esos planes o proyectos tiene una motivación mas que digna y edificante. A lo que me quiero referir es que nada de lo que hacemos es solo por que si, cada una de nuestras acciones tiene un motor que los mueve, y siempre detrás hay un interés que no siempre es malo, pero interés al fin que nos maneja, nos embarcamos en actividades que absorben todo nuestro tiempo, y hacemos de nuestra vida un paquete de actividades buenas algunas y otras no tanto, y quizás a veces nos olvidamos de valores mucho mas importantes que cualquier otro, estos son los ligados al área de lo espiritual.

El tiempo corre acorde a su curso, y a lo largo de nuestro vivir seguramente alcancemos muchos de nuestros sueños, metas u objetivos, o quizás no. Pero más allá de lo que muchos medimos muy pobremente como éxito o fracaso, hoy más nunca me gustaría recordar las palabras de Jesús cuando dijo:


“¿Porque, que aprovechará el hombre si ganare todo el
mundo y perdiera su alma?”

¿Ya has planeado que hacer al respecto?


Autor: Fabio Miguel Pereyra
http://reflexionesbreves.blogspot.com/

Bases del autor: Marcos 8:36

     

"Demasiado sucio para Dios"


En más de una oportunidad, me encontré con personas con una cierta percepción respecto de la vida relacionable con Dios. El centro principal de esta percepción radica en la imposibilidad de acercase a Dios por sentirse en una condición impura, debido a conductas o hábitos poco nobles o pecaminosos. Creo que son muchos los que se sienten intimidados por esta manera de pensar.

Como primera medida reconocen en sus vidas conductas erradas, o no agradables ante Dios, muchas de estas son hábitos que la conciencia les indica que no son correctos, intentando querer hacer el bien pero finalmente sentirse frustrados al no poder, impulsados por sus malos hábitos, convirtiendo a estas conductas en manipuladoras personales que los inducen a estas acciones negativas.

Como segunda medida, estas equivocadas conductas producen un efecto letal, el sentimiento de impureza los inunda, que luego refuerza el pensamiento de no ser aptos para acercarse a Dios, y es aquí donde quisiera detenerme.

Es que por estas acciones se van acumulando en nuestro interior, por la propia naturaleza humana un estado de impureza que se acrecienta cada vez más.

He escuchado varios discursos donde las personas descartaban un acercamiento a Dios por dicha condición, inclusive en su agenda futurista esta quizás poder realizar este acercamiento, pero recién cuando sus comportamientos sean mas nobles, fuertemente influenciados por la idea que Dios no podría recibirlos por su actual estado, es ahí donde pareciera que sus acciones desordenadas o hábitos impuros se convierten en un elemento de autoflagelación. A lo que me quiero referir es que piensan y lamentan que por el estado de vida desordenada se hace imposible ser aceptado por un Dios tan puro, reconociendo sus errores, lamentando sus acciones, pero al mismo tiempo haciendo de ellos la herramienta abortiva que les permita un vínculo con Dios.

Soy muy pecador para buscar a Dios.

Estoy muy alejado para ser oído por El.

Dios no puede aceptarme tal cual estoy.

Por todas mis acciones sería solo castigado por Dios.

Estas son algunas expresiones profesadas en este sentido, haciendo de ellas un pensamiento de autoflagelación espiritual, lamentándose que por esa realidad se haga imposible el vínculo con Dios.

En contraposición con estas definiciones veamos que piensa Dios al respecto.

Dijo Jesús:

"Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos.

Id, pues, y aprended qué significa: Misericordia quiero y no sacrificio.

Porque yo no he venido para llamar a justos, sino a pecadores."

Que interesante me resulta saber, que cuando Jesús estuvo en esta tierra, las personas que a menudo frecuentaban con el eran, prostitutas, ladrones, cobradores de impuestos corruptos, entre otros.

Como ya comente en otro articulo, El era fuertemente criticado por las autoridades eclesiásticas de la época por querer estar cerca de ellos con su mensaje transformador. Primero los amó, después los perdonó y luego cambió sus vidas de manera rotunda.

Como cualquier otro cristiano, tengo en mi haber muchos aciertos y batallas ganadas, pero también algunas derrotas y equivocaciones, pero cada vez que me toco transitar por el camino del error, hubo algo que me motivo como ninguna otra cosa a volver a buscar a Dios, y es, el saber que El me ama por lo que soy y no por lo que hago, y que esa condición de amor es absolutamente inalterable, encontrando en Jesús una fuente de perdón, restauración y nueva vida.

Jesús tiene un mensaje que excede cualquier credo, raza o religión.

Si te sientes sucio, impuro, enfermo espiritualmente, o no apto, definitivamente el mensaje de Jesús es para ti.




Autor: Fabio Miguel Pereyra


http://reflexionesbreves.blogspot.com

Bases: Mateo 9:10 al 12

     

More Recent Articles


You Might Like

Click here to safely unsubscribe from "Reflexiones."
Click here to view mailing archives, here to change your preferences, or here to subscribePrivacy