ABBA, HABSA ABBA, ABRA SARAIDA JESÚS, ABRA SARAIDA MARÍA, HABSA ABBA…HNO. JOSE: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal… Ten Piedad de nosotros y del mundo entero (3 veces)Cristo ha Resucitado… Sí verdaderamente ha resucitado.Se ...

Click here to read this mailing online.

Your email updates, powered by FeedBlitz

 
Here is a sample subscription for maurosmj@gmail.com


"La columna del hermano José" - 5 new articles

  1. MENSAJE DEL CIELO A NUESTRO GRUPO DE ORACIÓN – VIERNES 21 DE ABRIL 2017
  2. MASONERÍA E IGLESIA CATÓLICA, INCOMPATIBLES
  3. ¿POR QUÉ LOS CATÓLICOS SE HACEN LA SEÑAL DE LA CRUZ ANTES DE REZAR?
  4. FALSEABAN ESCENAS SUCIAS CON CURAS PARA CHANTAJEARLOS: EL FISCAL PIDE 6 AÑOS DE CÁRCEL PARA ELLOS
  5. LA DIVINA MISERICORDIA PREDICADA POR SANTA FAUSTINA KOWALSKA Y SUS VISIONES, UNA DEVOCIÓN QUE CRECE
  6. More Recent Articles

MENSAJE DEL CIELO A NUESTRO GRUPO DE ORACIÓN – VIERNES 21 DE ABRIL 2017


ABBA, HABSA ABBA, ABRA SARAIDA JESÚS, ABRA SARAIDA MARÍA, HABSA ABBA…
HNO. JOSE: Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal… Ten Piedad de nosotros y del mundo entero (3 veces)
Cristo ha Resucitado… Sí verdaderamente ha resucitado.
Se roció agua bendita en todo el lugar…
El Ángel Rosa del Corazón del Santísimo hizo la señal de su presencia.
HNO. JOSÉ: Gracias Rosa del Corazón del Santísimo por tu presencia, bendita seas.
Se rezó… San Miguel Arcángel defiéndenos del combate…
Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa Princesa…

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO: Cuando vuelva el Hijo del Hombre, encontrará Fe en ésta tierra… YO SOY LUZ, AMOR Y PAZ…
HNO. JOSÉ: Bienvenido seas Señor, gracias por tu Santa presencia.
Cristo ha Resucitado… Sí verdaderamente ha resucitado.
NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO: Cierren sus ojos… cierren sus ojos y respiren profundamente…
Pónganse ante la presencia de Mi Amor, antes de cualquier oración queridos… han de ustedes hacer esto… estar en presencia, sus oraciones tienen que provenir del corazón, no solo por rutina… sino por Amor, ésa es la esencia de todo Cristiano… EL AMOR, no puedo resistirme ante un corazón humillado y amoroso, que verdaderamente está arrepentido de todo el mal que ha hecho, que pide perdón de corazón, que se humilla con Amor, que reconoce su falta y su pecado, vengo derramando Gracia y Misericordia para ustedes…

Así que en ése momento en silencio… pidan perdón, pidan perdón por aquello que tienen que vencerse cada día, cada uno sabe cuáles son sus faltas cotidianas, aquellas que les son más difíciles… pidan perdón y hagan propósito, hagan propósito de enmienda…

Pidan perdón por no perdonar a sus hermanos, han de perdonar para ser perdonados… pidan perdón por sus faltas de amor, por sus faltas de compasión y por sus faltas de omisión, cuántas veces han dejado pasar a sus hermanos tristes, desconsolados… o no los han evangelizado, no les han hablado de Mi Amor, de Mi inmenso Amor hacia ellos… pidan todas la mañanas que el Santo Espíritu los guíe, para que ustedes puedan ser la Luz que ellos necesitan para llegar a Mi Amor, Mi Misericordia se derrama nuevamente sobre ustedes…
TODOS: Gracias Señor…

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO: Y tengan un corazón agradecido… y que esté dispuesto a recibir los Sacramentos, dispuestos a acercarse al Sacramento de la Confesión y luego recibirme EUCARISTICAMENTE para que YO pueda obrar en sus corazones, un alma que va constantemente a la Santa Misa, que me recibe constantemente… Yo me hago UNO con ustedes, Soy su Cuerpo y Soy su Sangre y voy inspirando su Espíritu para el Amor, Mi Misericordia se derrama hoy para ustedes y reciban Mi Bendición.

HNO. JOSÉ: La bendición de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu Santo esté con ustedes
TODOS: Y con tu Espíritu.
HNO. JOSÉ: Podemos ir en Paz.
TODOS: Demos gracias a Dios y a nuestra Madre Santísima.
Un aplauso para la Santísima Trinidad y nuestra Madre Santísima
Grupo Católico de Oración por los Enfermos – Si Señor

José Miguel Pajares Clausen
    

MASONERÍA E IGLESIA CATÓLICA, INCOMPATIBLES


Ante el aniversario de la Encíclica Humanum Genus, sobre la masonería, del Papa León XIII
La masonería, para algunos, es una extraña sociedad secreta; para otros, una institución filantrópica tratada injustamente a lo largo de la Historia; para la mayoría, una gran desconocida… En los últimos años se ha advertido un fuerte intento de darse a conocer a la sociedad; son varias ya las entrevistas publicadas en los medios de comunicación, las fotos a plena luz del día, mostrando algunos de sus símbolos más característicos, y describiendo qué significa ser masón. Sin embargo, aunque el contubernio judeomasónico esté desterrado del imaginario colectivo, y las nuevas generaciones ni siquiera hayan oído hablar de él, la masonería no se sacude su envoltura de secretismo, por muchos años que pasen por ella. Para don Manuel Guerra, sacerdote y autor del recién publicado libro La trama masónica (ed. Styria), los masones «están en su derecho de darse a conocer, pero el caso es que se den a conocer del todo. Porque dicen que son discretos, pero yo digo que son secretos, y ese secreto deja ahí una penumbra en la que cada uno puede imaginar lo que quiera».
El estudio de la masonería por personas profanas a esta institución, nacida en el siglo XVIII, constituye siempre un reto. Historiadores como don Ricardo de la Cierva tienen el mérito de haber podido traducir rituales al español inéditos en nuestra lengua, pero al no ser la masonería un fenómeno monolítico, sino que está dividida en distintas ramas, son muchos los rituales y los datos que permanecen ocultos. «Hay un juramento de secreto bastante fuerte, al menos en la fórmula iniciática -explica el profesor Guerra-, pero no entiendo por qué, en una sociedad pluralista y democrática como la nuestra, puede haber una sociedad secreta. En tiempos de dictadura y persecución lo puedo entender, pero en una sociedad pluralista y democrática, no lo entiendo».
¿QUÉ DICE LA IGLESIA?
Dentro de unos días, exactamente el 26 de noviembre, se cumplirán 13 años desde la publicación de la última declaración oficial sobre la masonería, por parte de la Santa Sede, en 1983. En dicha declaración, publicada en esta misma página, se vuelve a hablar de excomunión de todos aquellos católicos miembros de sociedades masónicas. La primera vez que la Iglesia habló de excomunión en tales comportamientos fue en 1738. Hoy por hoy, hay quien afirma que, debido al paso del tiempo y a la evolución de la masonería, así como de la Iglesia, las relaciones entre ambas han cambiado. Sin embargo, el profesor Guerra lo niega rotundamente: «El juicio de la Iglesia respecto de las asociaciones masónicas no ha variado, porque siempre han sido consideradas incompatibles con la doctrina de la Iglesia. Sus principios son el relativismo, el laicismo, la gnosis, etc. No es que la masonería ataque o no a la Iglesia -que, de hecho, la ataca, sobre todo la masonería irregular o francesa-, es que los principios son incompatibles».
Respecto a la situación de la masonería en España en la actualidad, el profesor Guerra no duda en afirmar que, actualmente, la masonería vive su siglo de oro: «Hoy en España tenemos un Gobierno socialista y masónico que trata de implantar el laicismo en España, es decir, lo que hicieron en Francia otros masones en 1905. El laicismo es recluir las creencias de una religión concreta, en este caso de la cristiana, en el fondo de la conciencia o en los templos. Por lo tanto, fuera la asignatura de Religión, fuera los crucifijos de los lugares públicos, de las escuelas, de los colegios… Fuera los signos navideños cristianos en la decoración navideña… La masonería vive hoy en España su propio siglo de oro. También es cierto que, antes, han pasado la travesía del desierto… Pero ahora están, y aunque no son muchos, están imponiendo el estilo masónico». Y se trata de personas muy activas, que desempeñan cargos de muy alta responsabilidad política y sociocultural.
A. Llamas Palacios
DECLARACIÓN OFICIAL SOBRE LA MASONERÍA
Se ha presentado la pregunta de si ha cambiado el juicio de la Iglesia respecto de la masonería, ya que en el nuevo Código de Derecho Canónico no está mencionada expresamente como lo estaba en el Código anterior. Esta Sagrada Congregación puede responder que dicha circunstancia es debida a un criterio de redacción, seguido también en el caso de otras asociaciones que tampoco han sido mencionadas por estar comprendidas en categorías más amplias. Por tanto, no ha cambiado el juicio negativo de la Iglesia respecto de las asociaciones masónicas, porque sus principios siempre han sido considerados inconciliables con la doctrina de la Iglesia; en consecuencia, la afiliación a las mismas sigue prohibida por la Iglesia. Los fieles que pertenezcan a asociaciones masónicas se hallan en estado de pecado grave y no pueden acercarse a la santa Comunión. No entra en la competencia de las autoridades eclesiásticas locales pronunciarse sobre la naturaleza de las asociaciones masónicas con un juicio que implique derogación de cuanto se ha establecido más arriba, según el sentido de la Declaración de esta Sagrada Congregación del 17 de febrero de 1981. El Sumo Pontífice Juan Pablo II, en la audiencia concedida al cardenal Prefecto abajo firmante, ha aprobado esta Declaración, decidida en la reunión ordinaria de esta Sagrada Congregación, y ha mandado que se publique.
Roma, en la Sede de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, 26 de noviembre de 1983

Cardenal Joseph Ratzinger
Prefecto
    

¿POR QUÉ LOS CATÓLICOS SE HACEN LA SEÑAL DE LA CRUZ ANTES DE REZAR?

¿Es una especie de superstición medieval?
Cuando se reúne para rezar un grupo de cristianos de diferentes denominaciones, es sencillo averiguar quién es (o era) católico. En vez de meterse de lleno en la oración y dirigirse a Dios Padre, el católico utiliza su mano para dibujar una cruz sobre su cuerpo o sobre su frente.
Pero ¿por qué? ¿Es alguna especie de ritual supersticioso?
Empecemos indagando en la historia detrás de este gesto.
Según escritos que se remontan al siglo III, los cristianos llevan haciendo esta señal de la cruz sobre su cuerpo desde el principio. El apologista cristiano Tertuliano escribió por entonces que “nosotros los cristianos tenemos la frente gastada con la señal de la cruz”.
Luego añadió: “En todos nuestros viajes y movimientos, en todas nuestras salidas y llegadas, al ponernos nuestros zapatos, al tomar un baño, en la mesa, al prender nuestras velas, al acostarnos, al sentarnos, en cualquiera de las tareas en que nos ocupemos, marcamos nuestras frentes con el signo de la cruz.”
San Cirilo de Jerusalén, que vivió en el siglo IV, señaló en su Catequesis: “No nos avergoncemos, pues, de confesar al Crucificado. Sea la cruz nuestro sello, hecha con audacia con los dedos sobre nuestra frente y en todo; sobre el pan que comemos y las copas en que bebemos, en nuestras idas y venidas; antes de dormir, cuando nos acostamos y cuando nos despertamos; cuando estamos de viaje y cuando estamos en reposo”.
Se cree que esta tradición temprana de marcar en el cuerpo la señal de la cruz se inspiró en un pasaje del libro de Ezequiel, donde dice: “Y Yahveh le dijo: “Pasa por la ciudad, por Jerusalén, y marca una cruz en la frente de los hombres que gimen y lloran por todas las abominaciones que se cometen en medio de ella” (Ezequiel 9:4).
En algunas traducciones, el pasaje dice “marca con una T [o una Tau] en la frente”. La Taues una letra del alfabeto griego que se escribe como una T, así que los primeros cristianos vieron en ella el signo de la cruz. Consideraban que la señal de la cruz les distinguía y les “marcaba” como un pueblo elegido perteneciente al único Dios verdadero.
La señal de la cruz que los católicos hacen antes de rezar o de hacer cualquier actividad no debiera ser un acto supersticioso, sino una manifestación externa de fe.
Según explica el Catecismo de Baltimore, “la señal de la cruz es una profesión de fe en los misterios principales de nuestra religión porque expresa los misterios de la Unidad y la Trinidad de Dios y de la Encarnación y la muerte de nuestro Señor (…); expresa el misterio de la Encarnación al recordarnos que el Hijo de Dios, tras convertirse en hombre, sufrió la muerte en la cruz”.
El Catecismo de la Iglesia Católica añade: “El cristiano comienza su jornada, sus oraciones y sus acciones con la señal de la cruz, ‘en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén’. El bautizado consagra la jornada a la gloria de Dios e invoca la gracia del Señor que le permite actuar en el Espíritu como hijo del Padre. La señal de la cruz nos fortalece en las tentaciones y en las dificultades” (2157).
La cruz está en el mismísimo centro de nuestra fe, por lo que santiguarnos se supone ha de ser un recordatorio constante del precio que Jesús pagó por nuestros pecados. Es tanto una manifestación de fe como una sencilla oración de grandísimo poder.
Según san Juan Crisóstomo, los demonios huyen de allí donde vieran la señal de la cruz y la temen “como un bastón con el que están siendo abatidos”.
En resumidas cuentas, la señal de la cruz es un gesto sencillo con raíces antiguas y bíblicas. Aunque pudiera parecer que algunos católicos se santiguan con superstición, la intención de santiguarsenunca fue supersticiosa. Es un recordatorio del profundo sacrificio de Jesús hace dos mil años y es un llamamiento activo a Su intervención para ayudarnos en nuestra necesidad.

    

FALSEABAN ESCENAS SUCIAS CON CURAS PARA CHANTAJEARLOS: EL FISCAL PIDE 6 AÑOS DE CÁRCEL PARA ELLOS


Acudían a sacerdotes, se desvestían o colocaban en posiciones obscenas ante el horror o la sorpresa del cura, un compañero fotografiaba la escena, y luego mostraban la foto al sacerdote pidiéndole dinero o amenazando con hacer pública la foto y hundir su reputación y ministerio para siempre.

Pero un sacerdote, cansado de ceder, denunció. Ahora en Navarra la fiscalía solicita 4 años de cárcel por amenazas y 2 por pertenencia a grupo criminal para los tres familiares de origen rumano que, en compañía de un menor, extorsionaron al párroco de Tajonar a cambio de no hacer pública una foto comprometida del sacerdote.

En total, el grupo de extorsionadores habría conseguido hacerse con 39.050 euros extorsionando a sacerdotes.

Tres ya han sido condenados por lo mismo
El fiscal relata que todo fue un plan preconcebido para sacar dinero. De hecho, tres de ellos ya han sido condenados en Pamplona por hechos similares y en Azpeitia se investiga un suceso idéntico con dos de los mismos protagonistas.

Diario de Navarraresume los pasos de la extorsión. En el caso de Tajonar, el 19 de enero de 2016 el menor de 17 años se presentó en el domicilio del párroco y cuando éste se negó a darle ayuda, el chico le ofreció servicios sexuales.

“De forma imperativa, hizo que el sacerdote se arrodillara a la vez que el menor se bajaba los pantalones”. En ese momento “sacó una foto”. A continuación, “siguiendo el plan acordado con el resto de familiares”, exigió dinero al párroco a cambio de no denunciarle por abuso sexual, no difundir la imagen al público o enviarla al arzobispado, consiguiendo que le entregara 50 euros.

Insaciables: cada vez pedían más dinero
Al día siguiente, tras recibir numerosas llamadas del menor y de sus familiares en la que le exigían el pago de 3.000 euros, el sacerdote quedó con el menor en la estación de autobuses y allí, de nuevo con la amenaza de difundir la imagen, consiguió que le entregase 3.000 euros.

“No contento con esto”, sigue el fiscal, “le reclamó otros 30.000 para comprarse una casa en Rumanía”. Si el párroco lo hacía, le dijo, desaparecería de su vida y nunca más volvería a saber nada de él. El sacerdote le contestó que no tenía esa cantidad, a lo que el menor contestó que si no lo hacía enviaría la foto al obispado, la policía y la prensa.

Entre el 20 y 25 de enero, el párroco recibió numerosas llamadas de la organización, que insistían en el pago de los 30.000 euros. De nuevo, “ante la presión sufrida”, quedaron en la estación de autobuses, donde el sacerdote entregó 22.000. En esta ocasión el menor se presentó con un adulto, que se hizo pasar por su padre, y una mujer. Al ver las cámaras de seguridad, le indicaron que fueran a un descampado fuera de la ciudad para hacer la entrega de dinero.

Pero como faltaban 8.000 euros, el párroco continuó recibiendo llamadas de presión, por lo que accedió a quedar tres días después en la estación e hizo entrega de 8.000 euros. El menor le entregó entonces un papel con los pagos realizados y quedaron de acuerdo en que no volverían a pedir más dinero.

Pero unos días más tarde, un miembro de la organización que dijo ser hermano del menor se presentó en su casa y le exigió la entrega de otros 6.000 euros, que nuevamente entregó ante la presión sufrida, 3.000 en ese momento y el resto por la tarde en la casa parroquial.

El párroco finalmente lo contó al arzobispado
El 29 de enero, al ver que las presiones no cesaban, el párroco puso los hechos en conocimiento del arzobispado. Días después, una mujer que dijo ser la madre del menor y dos familiares volvieron a presentarse en el domicilio del sacerdote para exigir más dinero a cambio de no denunciarlo. En esta ocasión fueron identificados por la Guardia Civil, pero esto no hizo que detuvieran su extorsión.

El 2 de marzo se presentaron en un bar donde estaba el cura para exigir más dinero, contactaron con un vecino y la hermana del sacerdote para conseguir su nuevo número de teléfono, ya que lo había cambiado por estos hechos, e incluso telefonearon a una fundación a la que pertenece el párroco para que le facilitaran el número.

Como consecuencia de todos estos hechos, sigue el fiscal, el sacerdote ha sufrido ansiedad y temor, cambiando sus costumbres diarias ante “la presión y el nivel de agresividad verbal” sufridos.


    

LA DIVINA MISERICORDIA PREDICADA POR SANTA FAUSTINA KOWALSKA Y SUS VISIONES, UNA DEVOCIÓN QUE CRECE


La Fiesta de la Divina Misericordia es el primer domingo tras el de Pascua.

La devoción a la Divina Misericordia no es nueva, viene de antiguo. Sin embargo, en los últimos años ha arraigado en varios grupos de apostolado en España y en todo el mundo, siguiendo la herencia de Faustina Kowalska.

Este carisma se extiende rápidamente y en él ya han profundizado muchos fieles que quieren seguir los pasos de esta santa polaca.

En 1922, Helena Kowalska, una joven polaca de 18 años, pidió permiso a sus padres para ingresar en un convento, porque se sentía llamada a la vida religiosa. Tras recibir su negativa, Helena fue poco a poco entregándose a una vida de frivolidades.

Sin embargo, sus aficiones y vanidades no conseguían satisfacer su corazón. Un día de 1924, durante un baile, mientras todos se divertían, sintió una profunda tristeza. Tuvo entonces una de sus primeras visiones de Jesús crucificado que, con el cuerpo cubierto de llagas, le decía: “Helena, hija mía, ¿hasta cuándo me harás sufrir; hasta cuándo me negarás?”.

Al instante, la joven abandonó el baile y se dirigió a la iglesia más cercana, que resultó ser la catedral de San Estanislao de Kostka. Allí pidió al Señor ayuda para saber qué hacer, pidió perdón por sus pecados y escuchó cómo Jesús le decía: “Ve inmediatamente a Varsovia, allí entrarás en un convento”. Así fue como, en agosto de 1925, y no sin dificultades, Helena Kowalska pasó a ser sor Faustina. Posteriormente, describiría en su diario de casi seiscientas páginas, desde 1931 hasta 1938, diversas visiones místicas de Jesús en su Pasión.

Vivió 13 años como religiosa y murió en 1938, a los 33 años, de tuberculosis. Su fama de santidad fue multiplicándose. En 1966, sus restos fueron trasladados a una capilla, sobre la cual, con el tiempo, se construiría el santuario de la Divina Misericordia de Cracovia.

Doce promesas de Jesús
Esta devoción y el eco de las promesas que Jesús hizo a santa Faustina se universalizaron cuando –siguiendo las indicaciones recogidas en esos escritos–  san Juan Pablo II instituyó la Fiesta de la Divina Misericordia cada primer domingo de Pascua tras el domingo de Resurrección. En 2016 cobró nueva fuerza después de que el Papa Francisco se apoyase en ella para convocar el Jubileo de la Misericordia.

La Iglesia ha reconocido la veracidad de las visiones místicas de santa Faustina, incluidas las doce promesas que Jesús le hizo para quien venerase su Divina Misericordia a través de su imagen y rezase la Coronilla en la Hora de la Misericordia (a las tres de la tarde).

Entre esas doce promesas destaca la de que “por la propagación de la Divina Misericordia durante toda su vida, el alma será protegida por Cristo como una madre cariñosa protege a su hijo recién nacido y, a la hora de la muerte, no será para ella Juez, sino Salvador”.

Rezar y actuar
Ahora, las realidades eclesiales que han surgido en torno a esta devoción comienzan a unirse alrededor del Apostolado de la Divina Misericordia y el lema: “Lo único que puede cambiar el mundo es la misericordia de Dios”.

Según cuenta a Misión el sacerdote Pedro Miret, presidente del Apostolado de la Misericordia en Valencia, en España estos grupos “comenzaron como una devoción de varios sacerdotes, a quienes se fueron uniendo otras personas para profundizar en el amor de Dios y rezar juntos”.

En su diario, santa Faustina relató sus experiencias más íntimas con Dios

En nuestro país, el Apostolado lleva pocos meses instituido como asociación pública de fieles, y busca unificar su identidad y objetivos. Para ello, en octubre de 2016 se celebró en Madrid el Congreso Nacional de la Divina Misericordia (www.divinamisericordia.es), al que asistieron varios obispos y más de cuatrocientos miembros de grupos de toda España.

Estos grupos aglutinan a sacerdotes, religiosos y seglares que desean vivir la misericordia en sus vidas, y que trabajan las enseñanzas de formación y oración que reciben desde Cracovia.

Además, rezan la Coronilla en la Hora de la Misericordia, se forman en las Escrituras, profundizan en los mensajes que el Señor dejó por medio de santa Faustina y realizan obras de misericordia espirituales y materiales para llevar el amor infinito de Dios a todos, y que la misericordia no sea un lema abstracto, sino un proyecto de vida concreto.

¿Por qué se reza la Coronilla?
Según afirma santa Faustina, en una de sus visiones místicas –aprobadas por la Iglesia– Jesús le animó a propagar el rezo de la Coronilla, y le explicó: “Deseo conceder gracias inimaginables a aquellos que confían en mi Misericordia”.

Quien la rece “recibirá gran misericordia a la hora de su muerte; los sacerdotes la recomendarán a los pecadores como su último refugio de salvación; y aun si el pecador más empedernido hubiese recitado esta Coronilla al menos una vez, recibirá la gracia de Mi infinita Misericordia”.

En otra ocasión, Jesús pidió escribir a santa Faustina que “cuando se rece esta Coronilla en presencia del moribundo, Yo me pondré entre mi Padre y él, no como Justo Juez, sino como Misericordioso Salvador”.

¿Cómo se reza?
Se utilizan las cuentas del rosario. Se inicia con un Padre nuestro, un Avemaría y un Credo. Al iniciar cada decena, en la cuenta del Padre nuestro, se reza: “Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de tu amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero”.

En las cuentas del Avemaría, se reza: “Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero”. Al finalizar, se repite tres veces: “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero”.

¿Cuál es la Hora de la Misericordia?
Según afirma santa Faustina Kowalska, en otra de sus visiones místicas de Jesús, fue Él mismo quien le dijo: “A la hora de las tres, implora mi misericordia, especialmente por los pecadores; y aunque sea por un brevísimo momento, sumérgete en mi Pasión, especialmente en mi desamparo en el momento de la agonía. Esta es la hora de mi gran misericordia para el mundo entero. Te permitiré entrar dentro de mi tristeza mortal. En esta hora, no le rehusaré nada al alma que me lo pida por los méritos de mi Pasión”.

Artículo publicado originariamente en RevistaMisión (www.revistamision.com) por Blanca Ruiz Antón.


    

More Recent Articles


You Might Like

Click here to safely unsubscribe from "La columna del hermano José."
Click here to view mailing archives, here to change your preferences, or here to subscribePrivacy